días
  €
  €
  €
  €
  

Microcréditos rápidos online

Los préstamos rápidos o microcréditos rápidos se han convertido en uno de los instrumentos financieros no bancarios más usados a lo largo del planeta.

La facilidad con la que se pueden solicitar unido a su practicidad ha hecho que, desde su creación, hayan logrado desplazar a las tarjetas de crédito y a los préstamos personales como medio financiero para solventar emergencias y gastos imprevistos.

Sin embargo y pese a la popularidad que poseen, hoy en día muchas personas desconocen aspectos esenciales muy básicos sobre ellos y su funcionamiento.

Minicreditos rápidos online

¿Para quién están pensados los micropréstamos rápidos?

Aunque prácticamente todos podemos acceder a estos mini préstamos, la verdad es que su funcionamiento los hace más convenientes para algunos sectores muy específicos.

En principio, estos créditos resultan ideales para todas aquellas personas que requieren solventar una necesidad sobrevenida, es decir, emergencias, gastos imprevistos, necesidades médicas, y que no cuenten con solvencia permanente.

Sin embargo con el tiempo su uso se ha adaptado también a otros ámbitos del día a día, de menos urgencia y por ende de mayor riesgo financiero.

Por ejemplo, en la actualidad muchas personas financian pequeños viajes o celebraciones usando este tipo de créditos.

De igual forma, pequeños comerciantes han comenzado a usar este instrumento como fuente rápida de capital de inversión.

En ambos casos el riesgo que se asume suele ser muy alto y la mayoría de las veces injustificado, pues se termina pagando en un corto tiempo más de lo que en su momento fue gastado.

Requisitos necesarios para solicitarlos

Este es, sin duda alguna, uno de los puntos fuertes de estos instrumentos, y es que contrario a cualquier otro tradicional, solicitar un microcrédito solo tardará poco más de 10 minutos.

Para obtener uno de estos préstamos sólo debes escoger la cantidad que deseas obtener y el tiempo en el que deseas pagar, luego debes llenar un pequeño formulario y listo.

Podrán obtener estos créditos ciudadanos y residentes legales de España, mayores de 18 años y que posean un número telefónico, un correo electrónico válido y una cuenta bancaria.

Un detalle importante es que muchas de las empresas que proporcionan este servicio no exigen estar en nómina, y tampoco descartan a quienes se encuentren en algún fichero de morosos, algo que las diferencia de la mayoría de las empresas del sector bancario tradicional.

Cómo realizar la solicitud de los microcréditos

En términos generales, solicitar un crédito instantáneo resulta bastante fácil y sencillo, tanto que usualmente esto no requerirá más de 5 minutos.

Para comenzar es necesario que elijas el monto del préstamo que deseas, teniendo como monto mínimo 50 euros y como máximo 1000 euros.

Luego toca elegir el plazo de tiempo en el que deseas pagar el préstamo, partiendo de un mínimo de 5 días hasta un máximo de 35 días.

Para finalizar basta con que complete un formulario donde se te pedirán tus nombres y apellidos, tu número de identificación nacional, un número de teléfono, tu correo electrónico y el número de la cuenta bancaria donde se te realizará la transferencia de fondos en caso de que tu préstamo fuera aprobado.

Luego de esto, los analistas se encargan de revisar tu solicitud y en un lapso de no más de 30 minutos te avisaran si tu crédito ha sido o no aprobado.

En caso de haber sido aprobado la financiera procederá a realizar el importe a la cuenta bancaria que proporcionaste en la solicitud, este importe suele verse reflejado de inmediato, sin embargo en ocasiones ocurren retrasos producto del propio funcionamiento de cada banco.

Ventajas de los microcréditos rápidos online

Gracias a sus características únicas este tipo de préstamos presentan una clara ventaja frente a otros medios crediticios, especialmente frente a las tarjetas de crédito y los préstamos personales.

Una de las mayores ventajas es el hecho de que le permiten a sus usuarios limitar su endeudamiento, contrario a lo que ocurre con las tarjetas de crédito que suelen poseer límites muy elevados.

Por otro lado, al contar con un plazo de pago reducido, los intereses acumulados no significa un aumento sustancial en el monto que se tendrá que pagar al final, totalmente opuesto a lo que sucede con los préstamos bancarios, cuyo lapso de pago es muy amplio y acumulan enormes montos por concepto de interés.

Lógicamente el hecho de que para su obtención no se requiere un extenso papeleo y que no se soliciten complejos requisitos representa una clara ventaja, pues para nadie es un secreto que cualquier trámite bancario representa una gran inversión de tiempo y recursos.

Otra de sus ventajas es la inmediatez del trámite, pues luego de solicitar tu préstamo, por lo general obtendrás una respuesta en menos de 30 minutos, lo que la hace la opción ideal a la hora de solucionar necesidades económicas urgentes, prioritarias o sobrevenidas.

¿Cómo se pagan estos créditos?

Pagar estos créditos resulta tan sencillo como solicitarlos, la empresa financiera te proveerá de los medios físicos o electrónicos para realizar el importe total de la deuda.

Este pago único debe realizarse antes del final del último día de plazo y debe ser notificado de la forma en que la empresa haya establecido en el contrato de prestación del servicio.

Ten en cuenta que ante una demora en el pago, la empresa ajustará una nueva tasa de interés de mora sustancialmente más alta, y si la mora persiste, tus datos serán incluidos en ficheros de morosos, algo que puede terminar afectando tu economía a futuro.